Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay: LAS NAVIDADES

21 Diciembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Nota de el Polvorín
La foto que acompaña la nota, es un agregado mío, del cual me hago cargo, y la pongo no solo por convicción anti imperialista, sino porque no puedo frenar los impulsos de mi profundo ateísmo.
Sepan comprender.
 

Por El Polvorín - Ivonne Leites.

Separador

Escribe Enrique Cuadrado

 

Los acontecimientos

El término Navidad, viene del latín Nativitas, que significa Nacimiento.

La Navidad, es una celebración occidental y anual, en la que se conmemora el nacimiento de Jesús en Belén; según los evangelios de San Mateo y San Lucas.

El día de Navidad fue oficialmente instituido en el año 345. Y por influencia de San Juan y San Gregorio, se proclamó al 25 de diciembre, como fecha del nacimiento de Jesús.

Belén situada en la Cisjordania cerca de Jerusalén, fue el lugar en que nació  Jesús y  es por ello venerada, como un lugar santo para los cristianos.

La zona que actualmente está ocupada por Israel se consideraba y denominaba en la época bíblica: como la tierra de la leche y la miel;  pero fue y sigue siendo, una tierra  yerma y estéril.

 

Opiniones cibernéticas

Si busca en Google la frase “Odio la Navidad” le aparecerán 9.120 páginas web que la contienen. La cifra se dispara si la búsqueda se hace en inglés: 183.000, según decía el articulista Manuel Díaz Prieto de La Vanguardia (España), un Diciembre de estos.

Y citaba algunas contribuciones de sus lectores verdaderamente impagables como la que dice: “detesto profundamente la Navidad. Las celebraciones del nacimiento de niño Jesús dan lugar a una serie de días festivos que alteran el calendario laboral, los índices de colesterol y el saldo de las cuentas bancarias. Durante estas fechas tan señaladas, nos obligan a estrechar lazos o cadenas familiares, y recorrer angustiosamente las calles buscando regalos” (Lucas Soler, sociólogo)

 

La opinión del Autor

Es así que siente el autor de esta crónica; las navidades se han transformado en un gran período de consumo masivo incentivado; a la vez que en una sonora bofetada en la cara,

a los menos favorecidos.

Si tenemos en cuenta que Jesús nació en lo que hoy podríamos llamar un rancho, o una tapera, y si su prédica  llegó a molestar al poder constituido, (emanado de Roma); podríamos llegar a la conclusión de estar ante la figura de un agitador social, un militante que donó su vida, en pos de un mundo mejor, predicando con el ejemplo.

Imitado y seguido generación tras generación, por otros hombres: cristianos, judíos y musulmanes, muchas veces tildados de sediciosos, por las autoridades autoritativas, de ayer y de hoy.

¡Que joder! Mi consultor y asesor para asuntos poco transparentes, Orejano, defendía la teoría de que el personaje Jesús, podría haber nacido en algo parecido a un asentamiento o cantegril; y remataba su aseveración desde lo mas profundo de su ateísmo: si de verdad fuera hijo de Dios habría nacido  por lo menos en una Tienda, al borde de un oasis, o en la ribera de algún río.

 

La participación popular

En los barrios Sur y Palermo de la ciudad de Montevideo, en los días previos se escuchan, templar las lonjas de los tambores y tamboriles preparando la llamada del 25.

De acuerdo con la información de Mundo Afro: la Comparsa de Candombe, es una expresión artística que tiene sus orígenes en las manifestaciones religiosas que realizaban los negros en los años de la dominación española. La mayoría de los descendientes de esclavos africanos, vivieron en esos barrios desde el siglo XVII; hasta que los usurpadores del poder de los años setenta, acabaron con los dos grandes conventillos de Montevideo  mandando demoler,  Ansina y el Medio Mundo.

Esta llamada,  al igual que la del 1º de año y la del 6 de Enero, no cuenta con apoyos comerciales u oficiales. En la del 6, las comparsas de lubolos homenajean al rey Baltasar uno de los presuntos magos que visitaron y llevaron regalos para el niño Jesús.

En los barrios más apartados, donde mucha gente sobrevive sin un trabajo fijo, aunque haya poca cosa que poner en la mesa, difícilmente falta el arbolito de Navidad, con algunos regalitos. En otros barrios de la capital, menos sumergidos, se suman los pesebres confeccionados por papel piedra, que cualquier papelería vende a precios módicos y que transforma el establo, en una caverna o cueva en la que, (a revelía de los biógrafos autorizados, que se abrogan el derecho de ser poseedores de la única verdad),  van incorporando nuevos animales, año tras año, para transformar una pequeña reunión en un gran zoológico global. Faltan apenas ingresar unos soldaditos de plomo, o algún robot  en miniatura, de última generación.

 

El arbolito de Navidad

14735_1312523853743_1250063200_30905339_7338579_n.jpgEl árbol o el arbolito de navidad, no tendría nada que ver con la natividad. Se cuenta que es una costumbre originada en  la cultura germánica, que posteriormente se extendió por el resto de  Europa y América y que abarca a toda la cristiandad; apostólicos, ortodoxos y protestantes.

El arbolito de Navidad se transformó con el tiempo en una nueva herramienta de marketing, de los que resumen todo en la ganancia y el dinero. Y se integró al Papa Noel; otra herramienta creada por la multinacional de las gaseosas.

La Coca Cola, con su personaje Papá Noel, tomó el lugar de San Nicolás o Santa Claus, creaciones anglosajonas-germánicas, que a su vez habían ocupado el espacio de los tres Reyes Magos.

En el Evangelio según San Mateo se da cuenta de unos Magos que llegaron  de Oriente buscando al nuevo rey que habría de nacer. Poco se informa sobre sus orígenes, ni de cómo se enteraron del nacimiento del niño Jesús.

Nada existe en las sagradas, que mencionen a los nuevos actores. De esta forma continúa la leyenda que no tiene fin. Y tampoco otros testimonios, fuera los de aquellos que escribieron esta historia.

 

Papá Noel

De acuerdo con la información obtenida, San Nicolás pasó de ser alto, flaco y vestir como un clérigo, a un hombre panzón y regordete con traje rojo que se moviliza por el mundo en trineo. La imagen que tenemos hoy de este personaje navideño es obra nada menos que, de la compañía Coca-Cola.

Se sabe que el entrañable personaje navideño estaba inspirado en el obispo turco Nicolás de Bari, nacido en el siglo IV, cuyo aspecto se diferenciaba bastante a lo que es hoy.

En las primeras representaciones aparece con tres bolsas doradas, que sustentan la leyenda acerca de los obsequios que Bari le dejaba a su vecino en bancarrota y que desesperado por tal situación llegó a pensar en prostituir a sus tres hijas mujeres.

Muy popular por su bondad y generosidad con los pobres, el religioso dejó una bolsa de oro en la casa de su desdichado vecino, quien finalmente pudo así no sólo salvar a sus hijas sino celebrar la boda de una de ellas. (Trecho de InfoBae.com)

 

Las manipulaciones

Como se ve, se trata de algo así como una apropiación indebida. El cristianismo pasó de recibir los regalos de San Nicolás, después rebautizado Santa Claus por los anglosajones, para de repente tener que colocar la mano en el bolsillo, y costear los regalos para los suyos; en nombre del gordinflón imperialista. 

Alguien se durmió en los laureles, y permitió que los reyes magos, de nuestra infancia, quedaran relegados, y ni siquiera existieran al finalizar la primera década del siglo XXI, literalmente hablando.

En todo caso; a pesar de no creer en los reyes magos, porque al final los reyes eran los padres y porque, por formación  no nos gustaban los reyes; estamos cuestionando toda esta zanata que nos vendieron y que aún tiene vigencia.

Antes habían y hubieron muchos  reyes,  malos y abusadores con sus pueblos; según nos contó la maestra. Hoy, muchos años después de haber  dejado la túnica blanca y la moña azul descubrimos que buena parte de la historia, fue inventada y recreada según los intereses, llegando así hasta nuestros días.

Por otra parte, las familias de hoy, no se parecen para nada a las familias de ayer. Ya no se reúnen como antes, en torno a la mesa de Navidad, en el presente mas bien del colesterol.

Por tanto, toda la imaginación desarrollada, por unos y por otros, para promocionar y perpetuar, la fecha del nacimiento de Jesús; no nos convenció antes, durante, ni después.

Creemos en el anarquista que desafió en la provincia romana, el poder imperial de la época. Luchó contra el orden constituido, (la tiranía),  y fue muerto.  Una muerte se nos ocurre,  que fue repetida hasta el infinito, a  través de estos dos mil y tantos años, por otros hombres que también brindaron su sangre, en la lucha contra el absolutismo, de reinos y estados y que; por lo mismo, no estarían de acuerdo con la explotación comercial, que se lleva a cabo por estos días.

La explotación llega a tal punto, que hasta un reno, de los que tiran del trineo, fue bautizado  como Rudolph, y utilizado hasta en dibujos infantiles como personaje.

 Rudolph fue creado en 1939 por Robert L. May, empleado de una cadena de tiendas de Chicago y con el tiempo se convirtió en parte esencial del folklore de las Navidades.

El autor se presume,  murió rico en 1976.

 

Sin dejar los sueños

Hace algunos años, una infeliz iniciativa comercial de Ancel, promovió una campaña para que los niños, hicieran sus pedidos por celular al Papa Noel de la Coca Cola.

¿Y si el nene pidiera una bici, o la nena una muñeca, y no la recibieran?

¿Que sucedería? ¿Quien se haría cargo?

Pero volvamos a la tierra donde gobierna el fa, a estas alturas de mano abierta extendida hacia los inversores extranjeros, (léase trasnacionales). Y quebrando huelgas de trabajadores, con soldados y decretos de esencialidad, (léase incapacidad).

Volvamos a la tierra y demistifiquemos, al Papa Noel que es un invento, a la Coca Cola que es adictiva y produce caries; y al gobierno del fa que no es de izquierda, ni progresista.

Entretanto, la Navidad seguirá siendo un gran negocio, para algunos. Y para otros una gran mentira.

 

Compartir este post

Comentar este post

maria sabina 12/21/2010 23:03



 










       








El polvorín 12/22/2010 01:05



No es lo mismo. No seas malo.


Nadie cuestiona la existencia del Che. Que se pretenda vaciarlo de su contenido revolucionario
usándolo como imagen de merchandaising, eso son 10 pesos aparte