Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Wikileaks ha cumplido con su amenaza de publicar 391.832 documentos secretos sobre la guerra de Irak.

23 Octubre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

Vaya directamente a wikileaks:

http://warlogs.wikileaks.org/


iraqwarlogs.png

Translate

Iraqwarlogs.com: Wikileaks’ publicación de 400.000 documentos, es la fuerza militar mas grande en la historia

October 23rd, 2010  |  by admin |  Published in Translations

Los mejores relatos del Bureau of Investigative Journalism del material filtrado están disponibles en www.iraqwarlogs.com

Todas las historias del Bureau están disponibles gratuitamente para su reutilización, pero deben ser plenamente reconocidas a “The Bureau of Investigative Journalism”. Los artículos son los resultados de una investigación de más de diez semanas.

www.iraqwarlogs.com

Historias que se incluyen en la pagina web:

  • El gobierno de Obama entregó los detenidos, a pesar de de los informes de la tortura

El gobierno del presidente Barack Obama, entregó miles de detenidos a las autoridades Iraquíes a pesar de saber que se contaban más de 1.300 casos de presuntas torturas en las instalaciones Iraquíes.

  • EE.UU. Apache mata a insurgentes ya rendidos

Contando cómo un abogado militar concedió permiso para matar a un Apache EE.UU. momentos después de que unos insurgentes tratasen de rendirse.

  • Denuncias de abusos a prisioneros por las tropas americanas después de Abu Ghraib

El presidente Bush prometió el cese inmediato del abuso de prisioneros después de Abu Ghraib, pero los registros de guerra pormenorizan más de 300 denuncias similares contra las tropas de coalición.

  • Población civil asesinada a tiros en puestos de control

Fuerzas de coalición mataron cientos de civiles, incluyendo niños y familias, tras el continuo fallo de sus propios procedimientos. Según el análisis de los registros de la guerra, cuatro de cada cinco de los muertos en puestos de control eran civiles.

 

The Bureau of Investigative Journalism es una organización sin fines de lucro con sede en Londres. Nuestro objetivo es fortalecer la producción de periodismo original de alta calidad para los medios de comunicación nacionales e internacionales.

Si tiene alguna duda o desea solicitar una entrevista con The Bureau of Investigative Journalism vaya a info@thebureauinvestigates.com o +44 (0)207 040 0081.


Wikileaks revela que EE UU permitió torturas sistemáticas en Irak

Las filtraciones revelan por primera vez una cifra oficial de víctimas: 109.000 muertos, un 63% de ellos, civiles. -El Pentágono teme que los documentos, casi 400.000 archivos clasificados, comprometan la seguridad de las tropas

El PAÍS / AGENCIAS - Madrid / Washington - 22/10/2010

 
Cliquear:

 

Wikileaks ha cumplido con su amenaza de publicar 391.832 documentos secretos sobre la guerra de Irak. Uso sistemático de torturas, 109.000 muertos en Irak entre 2003 y 2009 -el 63% de ellos, civiles-, y ayudas de Irán a las milicias iraquíes son las revelaciones principales. Por el momento, el seguimiento más preciso de la filtración de documentos del Departamento de Defensa de EE UU se puede hacer en las ediciones digitales de The Guardian y The New York Times, Le Monde, Der Spiegel, Al Jazeera y el Bureau of Investigative Journalism. Para entender la complicada terminología militar de los informes, esta última institución incorpora un glosario.

Según el análisis de los documentos que ha difundido la página fundada por Julian Assange al mismo tiempo que los medios informativos arriba citados, las autoridades estadounidenses dejaron sin investigar cientos de informes que denunciaban abusos, torturas, violaciones e incluso asesinatos perpetrados sistemáticamente por la Policía y el Ejército iraquí, aliados de las fuerzas internacionales que invadieron el país. Oficiales británicos y estadounidenses insistían hasta ahora en que no había registro oficial de las víctimas, pero los documentos fijan en 66.081 los no combatientes muertos de un total de 109.000 bajas durante los seis años estudiados. Más de 15.000 civiles murieron en incidentes que hasta ahora se desconocían. La mayoría de víctimas civiles son, según se deduce de la información que maneja Estados Unidos, producto de ataques de milicias y ajustes de cuenta étnicos y políticos que las fuerzas de seguridad iraquíes e internacionales no fueron capaces de evitar.

Los informes de Wikileaks, apoyados por evidencias médicas, describen a prisioneros con los ojos vendados, maniatados y recibiendo golpes, latigazos y descargas eléctricas. Al tratarse de documentados acumulados por el ejército de Estados Unidos, estos hechos estarían, por tanto, todos en conocimiento del Pentágono.

Pasividad ante los abusos

La coalición de fuerzas internacionales en Irak aparece como insensible a muchas de las revelaciones de abusos que le hacen sus soldados. El sello "No investigation is necessary" ("No es necesaria ninguna investigación") marca las denuncias de abusos mejor fundamentadas.

The New York Times indica que los documentos incluyen referencias a la muerte de al menos seis presos bajo custodia iraquí. En centenares de informes se citan latigazos, quemaduras y palizas, y en un caso en particular los soldados estadounidenses apuntan sus sospechas de que los soldados iraquíes cortaron los dedos y quemaron con ácido a uno de los presos. Dos informes revelan la ejecución de dos prisioneros maniatados.

Algunos informes dejan claro que los soldados estadounidenses, cuando sospechan la posibilidad de torturas, interrumpen esas prácticas y confiscan los materiales con los que supuestamente se perpetran. En algunos de los casos, los militares estadounidenses abrieron una investigación pero en la mayoría parecen haberse limitado a informar a sus superiores y dejar las pesquisas en manos de las fuerzas iraquíes.

La frase "ningún soldado de la coalición estuvo implicado en el incidente" es frecuente en los informes. Mientras, en alguna ocasión, jefes de Policía local expresan su conformidad con las torturas, "con tal de que no dejaran marcas". En otra ocasión, un oficial describe los abusos como "un método para desarrollar investigaciones".

Lo que también queda claro es que, aunque los soldados estadounidenses no perpetraran abusos, sí utilizaron la amenaza de abusos por parte de las fuerzas iraquíes para obtener información de los detenidos. En las únicas referencias a violencia por parte de soldados de EE UU, estas alusiones no se documentan. Los casos más serios de este tipo, según el diario, se producen durante detenciones de presos y siempre les acompaña la apertura de una investigación.

Una filtración largamente anunciada

La filtración llega tras una semana de especulaciones sobre el contenido y alcance real del material que se adelantó que Wikileaks revelaría. La ingente cantidad de documentos liberados -casi 400.000 archivos clasificados- deja ahora muy atrás el que hasta el momento suponía el gran hito de filtraciones de la organización, la publicación de 75.000 archivos secretos en julio sobre la guerra de Afganistán y, anteriormente, la difusión de un vídeo de militares estadounidenses asesinando a un fotógrafo en Bagdad.

Después de que Wikileaks anunciara el viernes a través de Twitter que a las 23.00 de la noche, hora española peninsular, haría "un anuncio importante", el Departamento de Defensa de EE UU estaba en alerta roja, temeroso de que, además de desvelar detalles de operaciones conocidas y documentadas por la prensa en su momento, los archivos revelaran los nombres del personal que participó en las acciones, como ya pasó con los papeles de Afganistán.

Discapacitados tiroteados en los 'checkpoint'

Los papeles revelan toda clase de abusos de poder de las fuerzas de seguridad iraquíes y grandes errores del Ejército estadounidense

EL PAÍS 23/10/2010

 

Las toneladas de documentos revelados por Wikileaks requieren largas sesiones de buceo. Varios periódicos se han encargado de un primer trabajo localizando episodios que retrataran los abusos cometidos en Irak por el Ejército y la Policía locales y sobre los que la cúpula estadounidense hizo la vista gorda. Estos son algunos ejemplos:

Civiles abatidos en los checkpoint

El diario Le Monde, ha extraído de los archivos SIGACT filtrados (Significant Activity, los informes sobre incidentes que redactan los soldados) algunos pasajes en los que se describen las muertes de civiles en los checkpoints (puntos de control rutinarios), que no respetaron, entendieron u oyeron las indicaciones de los soldados.

"4 de enero de 2006, 19 horas. La patrulla esperaba la llegada de un equipo de limpieza de minas al lugar en el que había encontrado un escondite de armas. Un vehículo de cuatro puertas, naranja y blanco, se detuvo muy cerca. Un hombre se bajó del coche y empezó a correr hacia la patrulla. La patrulla sospechó que el hombre era un kamikaze y le gritó en árabe que se detuviera. Le hizo señales con las manos y los brazos para intentar detenerle. El hombre no hizo caso. A 75 metros, la patrulla lanzó una bengala pero el hombre siguió corriendo hacia ella. Siguió haciendo señales y gritando, sin éxito. A 15 metros, la patrulla abrió fuego y mató al civil. Cuando llegaron, los artificieros inspeccionaron el cuerpo en busca de explosivos, pero no encontraron nada".

Alrededor de 600 civiles murieron de esta forma en incidentes en cordones policiales o entre vehículos en los seis años que cubren los documentos publicados, señala el diario francés.

Uno de los más escalofriantes describe cómo una patrulla en un control de entrada a Bagdad mata a un discapacitado por error:

"24 de abril de 2009. 14 h 42: La unidad C/2-505 comunica por radio un incidente en el punto de control de entrada del puesto avanzado 799 de Bagdad.

14h53: Actualización: se comunica que el hombre caminaba a lo largo de un muro y ha girado en una esquina. Ha empezado a correr hacia el puesto avanzado y no se ha detenido cuando se han empezado a utilizar las primeras etapas de la escalada de fuerza.

15h57: Actualización: se lanzan disparos de advertencia (...), el iraquí estaba demasiado cerca y le han alcanzado los disparos de M-4. Ha recibido una bala en la espalda mientras atravesaba el punto de control corriendo, se ha girado y le ha alcanzado una bala por delante. Estimación del oficial de información: el individuo muerto por las fuerzas de la coalición ha sido reconocido por un policía iraquí. Se trataría de un discapacitado mental sin familia conocida".

Los informes rebosan de incidentes como éste, asegura Le Monde: discapacitados mentales, invidentes o simplemente conductores que no vieron a los soldados o no entendieron sus indicaciones.

Helicóptero que no respeta rendiciones

Como episodio significativo, The Guardian, cita que un helicóptero estadounidense mató a insurgentes que se habían entregado.

La tripulación del helicóptero recibió carta blanca para atacar a dos insurgentes que se habían rendido y sobre los que estaban sobrevolando. El piloto había informado previamente de que los hombres habían depuesto su actitud hostil, pero no fue un argumento suficiente para salvarles la vida. El helicóptero Apache disparó contra ellos porque un abogado militar estadounidense les aseguró que no podían rendirse oficialmente a una aeronave y, por tanto, continuaban siendo objetivos válidos.

El papel iraní

The New York Times atento también a los intereses de EE UU en Oriente Medio, destaca el papel que ha jugado Teherán en el conflicto. Según ha rescatado el diario neoyorquino de los informes filtrados, las milicias chiíies auspiciadas por Irán apoyaron activamente a los insurgentes iraquíes.

La administración Bush siempre insistió sobre ese punto para justificar su hostigamiento al régimen de los ulemas. Los papeles de Wikileaks revelan que, efectivamente, las sospechas de que Teherán apoyaba a los insurgentes estaban bien fundadas. Secuestros de oficiales iraquíes y planes para capturar a militares estadounidenses quedan documentados. Al Jazeera analiza ampliamente la implicación iraní en la resistencia contra las tropas internacionales: elaboración de bombas, tráfico de armas... También queda retratada la complicidad de Siria, que permitió que su frontera con Irak se convirtiera en un colador por el que la insurgencia recibía toda clase de apoyos.

"No se requiere ninguna investigación"

Los informes demuestran el horror de los abusos que EE UU no quiso investigar en Irak

EL PAÍS 23/10/2010

 

"No se requiere ninguna investigación". Este sello reposa sobre la mayor parte de las denuncias de abusos referidos en los documentos filtrados por Wikileaks.

Soldados estadounidenses recopilaban casos de iraquíes azotazos, torturados con mangueras, sodomizados o domesticados a base de descargas eléctricas por las propias fuerzas de seguridad iraquíes que la invasión estadounidense había aupado al poder.

Cientos de agresiones injustificadas y torturas recorren las páginas de los casi 400.000 documentos sacados a la luz.

Un sargento de los marines estadounidenses observa a un prisionero iraquí. Está atado y con los ojos vendados. The Guardian explica que eso no impide que el soldado iraquí que lo custodia lo pisotee y le dé una patada en el cuello. El marine describe el episodio en un informe. Se clasifica con el sello "No investigation required", no se requiere ninguna investigación.

Una agresión menor comparada con otras muchas. La policía detiene a un hombre sospechoso de preparar un ataque suicida con explosivos. En la comisaría un agente le dispara en la pierna. A continuación se encadenan una serie de malos tratos que le dejan unas secuelas "que ascienden a costillas rotas", laceraciones por hebillas de cinturón, barras y demás objetos contundentes. El veredicto que preside el informe completo es "sospechas razonables de abusos". La última palabra: "No se requiere más investigación".

Como detallan los informes, muchas de las víctimas de estas agresiones, que en ocasiones no son episódicas, sino auténticos casos de tortura sistemática, fueron revisadas por médicos estadounidenses. Los expedientes que detallan las lesiones pasan por todos los trámites necesarios y, finalmente son siempre desechados.

Las fuerzas de seguridad iraquíes, acostumbradas a moverse con impunidad y a la violencia aprendida durante el régimen de Saddam Hussein, no escatiman en imaginación a la hora de idear sus torturas: agresiones con antenas de televisión, cadenas de acero... Prisioneros atados al techo, heridos a los que sus torturadores les abren las heridas... La muerte de al menos seis de estos hombres está contemplada en los informes que estaban en posesión del Ejército estadounidense. La respuesta fue invariablemente una: "No se requiere ninguna investigación".

 

El Pentágono permanece en alerta

EE UU mide la repercusión de las revelaciones de la organización de Assange. -El Pentágono teme que los casi 400.000 archivos desclasificados comprometan la seguridad de sus tropas

YOLANDA MONGE | Washington - Washington - 23/10/2010

Irak es una guerra que difícilmente puede ser menos popular. La filtración por parte de Wikileaks de documentos que revelan miles de muertes de civiles y, sobre todo, la pasividad de altos mandos estadounidenses ante los abusos a prisioneros que protagonizaron soldados y policías iraquíes no hace las cosas precisamente más fáciles. Consciente de que el daño para su imagen es ya insalvable, Estados Unidos mide ahora con ojos de estratega los efectos de la revelación documental. El Pentágono teme ante todo que los casi 400.000 archivos desclasificados comprometan la seguridad de sus tropas. Por ello lleva ya varios días intentando anticipar el golpe que pueden significar para sus efectivos militares las revelaciones de la organización de Assange.

Según el portavoz del Pentágono, Geoff Morrell, el paquete de informes que se han publicado "incluye una lista de cientos de nombres de iraquíes, 300 de los cuales creemos que son particularmente vulnerables a la luz de esta filtración, y ya hemos notificado a las fuerzas stadounidenses en Irak que tomen medidas para protegerles".

El Pentágono asegura que tendrá que extremar la precauciones en la zona ahora que "el país es másvulnerable". "[La filtración] expone nuestras tácticas, técnicas y procedimientos, cómo operamos en el campo de batalla, cómo respondemos a un ataque, nuestras capacidades y nuestro equipamiento, cómo conseguimos nuestras fuentes y cómo trabajamos con los iraquíes", se lamentaba Morrell. El Pentágono ha insistido igualmente en que la fotografía que aportan los documentos no representa la historia completa de lo sucedido en Irak sino tan solo "retazos de sucesos, trágicos y mundanos".

El Departamento de Defensa ha expresado en un comunicado que también condena la revelación de la información. La secretaria de Estado, Hillary Clinton, ha asegurado en una comparecencia junto asu colega paquistaní, Mahmood Qureshi, ha afirmado que perseguirá cualquier revelación de datos "que amenace nuestra seguridad o la seguridad nacional de aquellos con los que trabajamos".

Una prolongada espera

El Departamento de Defensa de EE UU llevaba días preparándose para la nueva filtración: un equipo de 120 personas trabajaba para descubrir con antelación los archivos que podrían formar parte de los papeles de Irak. Horas antes, el portavoz del Pentágono, Dave Lapan, había afirmado que el Departamento ya tenía identificados los archivos y, a pesar de minimizar la importancia de su eventual publicación, reconoció que podían suponer "una amenaza para las tropas o los iraquíes que han cooperado".

Los responsables de la OTAN comparten el mismo temor. Antes de la filtración, el jefe de la alianza, Anders Fogh Rasmussen, había afirmado que esta podía tener "unas implicaciones muy negativas para la seguridad", según la BBC.

La publicación de los nombres de civiles afganos y colaboradores de la coalición internacional en Afganistán fue uno de los principales motivos de críticas contra Wikileaks tras la másiva divulgación de archivos de julio. Cinco ONG, entre ellas Amnistía Internacional que en 2009 premió a la organización por publicar documentos sobre las matanzas de Kenia, pidieron que se borraran los nombres de los afganos que podían ser víctimas de represalia.

Assenge acusa a EE UU de "crímenes de guerra"

AGENCIAS 23/10/2010

El fundador de Wikileaks, el australiano Julian Assange, ha explicado en una entrevista concedida a la cadena CNN en relación a la filtración de los documentos de Irak que, en su opinión, los más de 400.000 documentos revelados representan "pruebas evidentes de crímenes de guerra" perpetrados por las fuerzas estadounidenses y las autoridades iraquíes.

Assange dijo que espera que al menos 40 condenas de muerte injustas sean desestimadas como resultado de esta publicación.

Asimismo, negó que se pueda poner en peligro a los soldados estadounidenses o a los civiles iraquíes con la revelación de los documentos. Assange ha enfatizado el esfuerzo realizado por el sitio web en comparación con la filtración de los documentos relativos a la guerra de Afganistán: "En esta ocasión hemos realizado un enfoque mucho más enérgico que el que realizamos con el material de Afganistán, no porque creyésemos que a aquel enfoque le faltase algo, sino para prevenir distracciones sobre el verdadero contenido por parte de gente que quiere desviar la atención". La cadena CNN señala que al comparar los documentos de Afganistán filtrados en julio con los adelantados este viernes por Wikileaks se puede comprobar que han eliminado datos irrelevantes para el conjunto de la información que podrían ser sensibles para los intereses estadounidenses.

A pesar de esta redacción, el Pentágono se mantiene crítico con la publicación de estos documentos alegando que Wikileaks no tiene derecho a publicarlos y que no está preparada para entender qué información es delicada.

"Nuestro problema con Wikileaks va más allá de que saque a la luz el nombre de personas", dijo este viernes un portavoz del Pentágono, el coronel David Lapan. "Hay muchas otras informaciones que describimos que podrían ser delicadas y van más allá de simples nombres, y ellos no tienen la experiencia suficiente para saber cuáles son". Assange se defiende también de estas acusaciones: "[El Pentágono] no puede encontrar a una sola persona que haya resultado herida" por la anterior filtración de la web de más de 76.000 folios sobre la guerra de Afganistán

Los papeles de Afganistán

Los secretos de una guerra fallida

Los documentos de Wikileaks revelan la complicidad de los servicios secretos de Pakistán con los talibanes y los errores cometidos por EE UU y la OTAN en Afganistán

ANTONIO CAÑO - Washington - 27/07/2010

Los papeles del Pentágono de Afganistán, la colección de miles de documentos secretos que corroboran la visión más pesimista de esa guerra y aportan pruebas sobre el comportamiento sospechoso de Pakistán, agudizarán seguramente las dudas entre la opinión pública de Estados Unidos y Europa sobre la necesidad de ese conflicto, pero es prematuro aún pronosticar que obliguen a dar un giro significativo en la actual estrategia de la OTAN.

La Casa Blanca abre una investigación para saber el origen de la filtración

La publicación de los documentos no precipitará el final de la guerra

Los documentos, según los tres medios de comunicación que los han estudiado durante varias semanas, ilustran muy detalladamente la acumulación de errores cometidos en Afganistán durante los seis años (de enero de 2004 a diciembre de 2009) sobre los que se aporta información: reiteradas muertes de civiles en acciones militares, continuas acciones secretas para la caza de insurgentes, fracasos sucesivos de los aviones sin tripulación y, lo más grave de todo, permanentes cruces de información -incluso colaboración, según algunas interpretaciones- entre los servicios secretos paquistaníes y los dirigentes talibanes.

"Estos papeles muestran un mosaico detallado sobre por qué, después de que Estados Unidos se ha gastado casi 300.000 millones de dólares en la guerra de Afganistán, los talibanes son más fuertes que nunca", afirma The New York Times, uno de los periódicos a los que la página web Wikileaks entregó para su estudio el material obtenido. El mismo periódico advierte, sin embargo, que "este es claramente un archivo incompleto de la guerra". "Faltan referencias a algunos episodios esenciales y no incluye información altamente secreta", afirman los periodistas que han trabajado en el caso.

El diario británico The Guardian, otro con acceso a los documentos (el tercero es el semanario alemán Der Spiegel), valora que "la mayor parte del material, aunque clasificado como secreto en su día, no es ya delicado desde el punto de vista militar". Se trata, esencialmente, de comunicaciones desde el frente sobre determinadas operaciones en marcha, el resultado de otras ya ejecutadas o los preparativos de futuras acciones.

La Casa Blanca ha condenado esta filtración y ha lamentado que quienes obtuvieron los informes no se pusieran en contacto con la Administración antes de publicarlos. El consejero nacional de Seguridad, general James Jones, ha hecho público un comunicado en el que advierte que la revelación de estos datos "pone en peligro la vida de norteamericanos y de sus aliados". Los medios de comunicación implicados aseguran, no obstante, que han estudiado cuidadosamente cada papel para garantizar que no publican nada en contra de la seguridad nacional de Estados Unidos y de los demás países que combaten en Afganistán. El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, anunció ayer que hay en marcha una investigación para conocer el origen de la filtración.

Desde la perspectiva de The New York Times -en la que no coincide The Guardian-, lo más relevante de los documentos analizados es la revelación de que el servicio secreto paquistaní (ISI), o parte de él, trabaja para los talibanes, al mismo tiempo que colabora oficialmente con los norteamericanos. Aunque el periódico reconoce que no ha podido confirmar en fuentes independientes las filtraciones de Wikileaks, da credibilidad a los datos sobre varias reuniones secretas mantenidas por agentes del ISI con mandos talibanes para planificar ataques contra tropas de la OTAN.

El Gobierno de Pakistán ha desmentido esa información y Hamid Gul, antiguo jefe del ISI, ha negado las actuaciones de las que se le acusa en los papeles. Otras fuentes consultadas por The New York Times consideran lo revelado, sin embargo, como "consecuente con lo que se sabe por diversas fuentes de inteligencia".

Ese es, probablemente, el mayor valor de estos documentos: dejar en manos del público lo que solo sabía el Gobierno, poner en negro sobre blanco las críticas más comunes sobre la guerra de Afganistán y las dudas más frecuentes sobre la conveniencia de continuarla. Aunque Gibbs insistió en su rueda de prensa de ayer en que Estados Unidos está en Afganistán por los ataques del 11-S, cuando es necesario recordar con tanta frecuencia los motivos de una guerra es porque esta ha perdido sentido.

Eso no significa que estos documentos precipiten el final de la guerra. Ni siquiera Los Papeles del Pentágono, con los que este episodio es comparable, consiguieron revertir el curso de la guerra de Vietnam. Richard Nixon ganó la reelección y envió más soldados a Vietnam después de que Daniel Ellsberg pusiera en manos de The New York Times documentos mucho más valiosos que los que ahora se han conocido sobre Afganistán.

Esta serie de documentos, además, concluyen al final de 2009, justo en el momento en el que Barack Obama anunció su nueva estrategia para Afganistán. Es decir, la Administración norteamericana puede sentirse relativamente distante de la situación que describen los papeles. Desde esa fecha hasta hoy, ha aumentado en varias decenas de miles el número de soldados en Afganistán y han mejorado considerablemente las relaciones entre Washington e Islamabad. "Los desafíos en Afganistán y en Pakistán son hoy los mismos que hace una semana", declaró el portavoz de la presidencia estadounidense.

Estas revelaciones pueden tener, sin embargo, un impacto considerable en varios frentes. Primero, en cuanto al grado de cohesión que actualmente existe en el Pentágono sobre Afganistán. Gibbs admitió que la filtración de más de 90.000 documentos es, en sí mismo, "un hecho alarmante". Segundo, dan la razón al Gobierno de Afganistán en cuanto al rol incierto que juega Pakistán. Y tercero y más importante: estos papeles son un altavoz para las denuncias sobre las atrocidades de la guerra. Aunque ya se conocían las continuas pérdidas de vidas inocentes en las acciones de la OTAN, estos papeles las hacen mucho más extensas de lo que se creía y debilitan aún más la causa por la que se combate.

REPORTAJE: Los papeles de Afganistán

Otra versión del conflicto

Las más de 90.000 informaciones filtradas revelan las debilidades, los fallos y las operaciones encubiertas de la coalición internacional en Afganistán

EL PAÍS - Madrid - 27/07/2010

"Un catálogo contemporáneo del conflicto", "documentos que revelan la extraordinaria dificultad a la que Estados Unidos y sus aliados se han enfrentado como ningún otro informe había hecho", "un panorama muy distinto al que estamos acostumbrados". Son las definiciones con las que The New York Times y The Guardian definen el poder informativo de los más de 90.000 documentos clasificados recibidos por Wikileaks. Los dos diarios -que junto al alemán Der Spiegel forman la tríada a la que la organización ha entregado los papeles- relatan el conflicto afgano de una forma mucho más brutal que la versión oficial y revelan las debilidades, los fallos y las operaciones encubiertas de las fuerzas internacionales. El retrato de una "guerra por ganar el corazón y la mente de los afganos" que, según The Guardian, "no se puede ganar de esta forma".

EL FRENTE PAQUISTANÍ El aliado que ayuda a los talibanes

Los enemigos de las fuerzas internacionales en Afganistán no son solo los talibanes. Según las informaciones contenidas en 180 informes, el servicio secreto paquistaní, el ISI, desde 2004 armó, entrenó y financió a la insurgencia. Los documentos sugieren que Pakistán permitió a representantes del ISI entrevistarse con los talibanes para organizar grupos de combate contra los soldados de EE UU y planear el asesinato de líderes afganos. Uno de los informes, fechado en agosto de 2008, citado por The New York Times con el aviso de que no pudo ser contrastado, revela un compló entre un coronel del ISI y un jefe talibán para asesinar al presidente Hamid Karzai. Los informes también relatan los esfuerzos del ISI para coordinar la red de terroristas suicidas que se convirtieron en un arma terrible en 2006. Un informe del 18 de diciembre de 2006 describe el proceso de formación de un terrorista suicida, reclutado y entrenado en Pakistán. Varias informaciones citan visitas de oficiales paquistaníes a las escuelas coránicas de la ciudad de Peshawar para encontrar nuevos reclutas.

EL ARSENAL TALIBÁN Armas sofisticadas y artefactos improvisados

El arsenal talibán es más sofisticado de lo que se ha reconocido públicamente. En mayo de 2007, un helicóptero Chinook fue abatido por lo que los testigos definen como un misil tierra-aire. Según los documentos, los talibanes poseen misiles que se guían por el calor. Podría tratarse de los mismos Stringer que la CIA entregó en los años ochenta a los muyaihidines que luchaban contra el Ejército soviético.

Pero el arma más mortífera de los talibanes siguen siendo los artefactos explosivos improvisados (IED, en sus siglas inglesas). En los cinco años -de 2004 a 2009- a los que se refieren los documentos, se ha pasado de 308 a 7.155 IED, que se han convertido en una de las principales causas de muerte tanto entre los militares como entre la población civil. De las 358 bajas militares en 2010, 206 fueron causadas por IED. Las víctimas civiles de las bombas caseras han pasado de 122 en 2004 a 793 en 2009.

LA OTRA GUERRA Unidades especiales y aviones no tripulados

El otro frente de la guerra es el de las operaciones encubiertas. Como las de la Task Force 373, una unidad secreta que la OTAN ha utilizado para perseguir a los líderes talibanes y capturarlos, vivos o muertos. En la lista negra de la unidad están los nombres de 70 jefes de la insurgencia. Se trata de un tipo de misiones que se han ido incrementando en los últimos años, al igual que el uso de aviones no tripulados, cuya eficacia, según los documentos, es menos importante de lo que relatan los informes oficiales. Actualmente el Ejército de EE UU utiliza 20 Predator y Reaper, el doble que hace un año.

Otra cara oculta son las operaciones paramilitares coordinadas por la CIA a través de unidades especiales que organizan emboscadas, ordenan bombardeos y lanzan asaltos nocturnos. The New York Times recuerda como, de 2001 a 2008, la CIA financió el servicio de inteligencia afgano, casi una agencia subsidiaria.

LOS DAÑOS COLATERALES Víctimas civiles y fuego amigo

Las páginas más oscuras son las que describen la historia de los errores de las fuerzas internacionales que ha pagado la población afgana. Se trata, según The Guardian, de al menos 144 incidentes, en los que murieron centenares de civiles. La mayoría de las veces no se informó publicamente de estos casos, que incluyen bombardeos con decenas de víctimas civiles. Uno de los casos citados es el ataque a dos camiones de combustible ordenado por un comandante alemán el 3 de septiembre de 2009: en un primer momento se dijo que habían muerto 56 insurgentes. Una investigación posterior aclaró que los que rodeaban los camiones, abandonados y no robados como se creía, eran civiles: murieron al menos 90 personas.

REFERENCIA A ESPAÑA Optimismo por la ofensiva

En uno de los informes se cita un viaje a Afganistán el 17 de abril de 2007 del entonces director general de Política del Ministero de Asuntos Exteriores, Rafael Dezcállar. Según el documento, el diplomático expresó su optimismo por la ofensiva de la OTAN y la colaboración de las tropas afganas. Dezcállar, citando un viaje a Irán coordinado por Javier Solana, también se mostró optimista sobre las negociaciones sobre el programa nuclear iraní.

 

REPORTAJE: El conflicto en Afganistán

Wikileaks: cómo destapar escándalos en Internet

La web ha revelado varios casos comprometidos como el ataque indiscriminado del Ejército de EE UU a un cámara de Reuters o la intrahistoria de los atentados del 11-S

FERNANDO NAVARRO - Madrid - 26/07/2010

 

¿Puede una simple página de Internet sin publicidad ni ayudas públicas destapar documentos comprometidos, de alcance internacional, como la ideología xenófoba de un partido político en Reino Unido, el ataque indiscriminado del Ejército de EE UU contra un cámara de la agencia Reuters o, ahora, los papeles que revelan muertes de civiles y el doble juego de Pakistán en la lucha contra los talibanes? La respuesta solo es una: sí desde que existe Wikileaks.

Desde su creación en diciembre de 2006, este portal ha conseguido convertirse en un altavoz incómodo para los gobiernos, los poderes públicos y las empresas multinacionales. Ahora, vuelve a ser un referente periodístico al revelar operaciones encubiertas e información oculta sobre la guerra contra los talibanes en Afganistán y Pakistán . En la página, se han filtrado cerca de 90.000 folios de documentos militares estadounidenses clasificados. Los informes, que abarcan de 2004 a 2010, demuestran que EE UU ha ocultado tanto pruebas de sus propias actuaciones fuera de la ley como del poderío militar acumulado por los talibanes y las sangrientas masacres que han protagonizado, matando a unos 2.000 civiles hasta la fecha.

Con más de un millón de documentos o informes en su haber en sus años de existencia, Wikileaks (wikifiltraciones, en castellano) funciona como una especie de contenedor online de filtraciones, un proyecto que desde el primer día se abrió a los ciudadanos aunque, eso sí, se perdió de vista al reportero tradicional, que hacía de enlace y aplicaba su criterio entre la fuente y el medio. En el propósito de Wikileaks, mientras tanto, está por encima de todo proteger a sus fuentes, conocidas por ellos mismos como los whistleblowers.

De esta forma, la web, creada por periodistas y activistas anónimos al modo de la enciclopedia participativa Wikipedia, ofrece a cualquier usuario la posibilidad de alojar anónimamente mediante una conexión cifrada textos, audios o vídeos confidenciales cuya autenticidad el portal se encarga posteriormente de verificar. Cinco voluntarios a tiempo completo y entre 800 y 1000 colaboradores (técnicos informáticos, abogados, periodistas...) trabajan en este sitio que se alimenta de las donaciones y, según aseguran sus fundadores, no acepta publicidad ni ayudas públicas. Entre los donantes, se encuentran el periódico británico The Guardian.

Repercusión mundial

Con presencia en Twitter y en Facebook, Wikileaks ha pasado de ser un sitio de escasa repercusión a un portal referente a nivel mundial por el peso de sus informaciones. En 2008, recibió el premio al medio de comunicación del año por la revista Economist. En 2009, el portal y su fundador, Julian Assange, ganaron el premio de Amnistía Internacional en la categoría de Nuevos Medios por sacar a la luz informes sobre las matanzas de Kenia.

En octubre de 2009, la página web filtró una detallada y larga lista de miles de miembros de la formación racista BNP (siglas en inglés del Partido Nacional Británico), en la que se podía tener acceso a los nombres y apellidos de sus integrantes, así como a sus direcciones particulares y sus números de teléfono. La polémica saltó en Reino Unido por el secretismo que rodea a un partido político repleto de acusaciones de racismo.

En Reino Unido, además, Wikileaks destapó el caso de protección para la empresa Trafigura. La compañía de transporte pagó a una empresa local de Costa de Marfil para deshacerse de 400 toneladas de gasolina de baja calidad. El operador contratado se limitó a esparcirla por las cercanías de la ciudad de Abidjan. 85.000 personas necesitaron cuidados médicos, paralizando el frágil sistema sanitario del país. Ocho personas fallecieron a causa, al parecer, de la exposición a esta basura química. Trafigura acudió al juez pidiendo protección ante la filtración de un documento confidencial y Wikileaks reveló todo el entramado.

Bastante repercusión también tuvieron las cintas que revelaban la intrahistoria de los atentados del 11-S, segundo a segundo. Wikileaks puso a disposición del lector en noviembre de 2009 medio millón de comunicaciones que fueron emitidas y recibidas durante aquel día en las Torres Gemelas y en la sede del Pentágono, la mayoría de ellas emitidas por el FBI o la policía de Nueva York. Las llamadas telefónicas, los correos electrónicos y los SMS interceptados que se recogían en la web a lo largo de 12 páginas despertaron la polémica sobre el respeto a la intimidad de miles de personas o sobre la necesidad de mostrar gratuitamente el dramatismo que sobrevino en los momentos posteriores a los ataques.

Pero el caso más relevante fue la difusión del vídeo Collateral Murder, en el que un helicóptero Apache estadounidense abatía el 12 de julio de 2007 a una docena de personas en un barrio de Bagdad. El vídeo dio la vuelta al mundo con más de cuatro millones de visitas en 72 horas en YouTube. En él se mostraba que entre los muertos se hallaba el cámara de Reuters Namir Noor Eldeen, y su chofer Saeed Chmagh. Las imágenes trajeron las denuncias de las organizaciones de periodistas y obligó al Pentágono a abrir una nueva investigación del ataque.

'Afganistán, al descubierto', por RAMÓN LOBO

 

De: Pagina 12 - Argentina

EL MUNDO › EL EJERCITO OCULTO CENTENARES DE MUERTES DE CIVILES Y 1300 CASOS DE TORMENTOS EN IRAK

Nuevas masacres y torturas de EE.UU.

Documentos de WikiLeaks muestran numerosos casos de tortura y de abuso de prisioneros por parte de policías y soldados iraquíes. También revelan que Washington ocultó el verdadero número de bajas iraquíes. Hillary Clinton se enojó.

El ejército estadounidense mató a centenares de civiles en retenes de Irak y “cubrió” la tortura de fuerzas estatales iraquíes, según documentos militares confidenciales del sitio WikiLeaks revelados ayer por la cadena de televisión Al Jazeera.

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, condenó “en los términos más claros” las filtraciones de todo documento que ponga en peligro la vida de estadounidenses o de sus aliados. Más de 50 mil soldados estadounidenses se encuentran aún desplegados en Irak, después del fin de la misión de combate de las tropas de Estados Unidos, a fines de agosto.

La seguridad es confiada exclusivamente a los iraquíes, en un contexto de bloqueo político ante la falta de un nuevo gobierno, seis meses después de las elecciones. Los documentos militares secretos en posesión de WikiLeaks cubren el período que va del 1º de enero de 2004 al 31 de diciembre de 2009, indicó la cadena de televisión con sede en Qatar. “A pesar de que uno de los objetivos de la guerra contra Irak era cerrar los centros de tortura de Saddam Hussein, los documentos de WikiLeaks muestran numerosos casos de tortura y de abuso de prisioneros iraquíes por policías y soldados iraquíes”, afirma un comunicado de Al Jazeera.

Los documentos revelan que el conflicto causó “285 mil víctimas, entre ellas al menos 109 mil muertos”, entre 2003 y fines de 2009, según las mismas fuentes. Un 65 por ciento de los muertos era civil. El balance oficial publicado a fines de julio contabilizaba 77 mil iraquíes muertos entre 2004 y 2008. Los documentos secretos aluden igualmente a 1300 casos de abusos y torturas de detenidos iraquíes por parte de soldados y policías iraquíes, según Al Jazeera.

Además revelan que Estados Unidos estaba al corriente de la tortura autorizada por el Estado iraquí, “pero ordenó a sus tropas que no intervinieran”, dice el portal, citando documentos de WikiLeaks. Por otra parte, “centenares de civiles murieron durante la guerra en retenes del ejército estadounidense”, agrega Al Jazeera. El sitio web qatarí indica que el balance de civiles muertos es mucho más importante que el que se ha anunciado. “Estados Unidos estableció un balance de muertos durante la guerra a pesar de reiterados desmentidos”, dice, refiriéndose siempre al sitio WikiLeaks.

Por otra parte, según Al Jazeera, WikiLeaks menciona “informes del ejército norteamericano sobre alegaciones que vinculan al primer ministro Nuri al Maliki con los escuadrones de la muerte” que sembraban el terror al principio del conflicto.

La cadena de televisión habla también de “informes secretos estadounidenses que revelan nuevos casos que implican a Blackwater en disparos contra civiles”. Blackwater es una agencia de seguridad privada estadounidense que desde entonces cambió de nombre.

Entre las principales conclusiones de WikiLeaks figuran también la implicación secreta de Irán en el financiamiento de las milicias chiítas. “Los documentos detallan la guerra secreta de Irán en Irak y evocan el papel de los Guardianes de la Revolución como presuntos proveedores de armas de los insurgentes chiítas”, indica Al Jazeera.

Desde hace semanas, la prensa atribuía a WikiLeaks la intención de publicar próximamente miles de documentos secretos sobre la guerra en Irak, a pesar de las advertencias de la OTAN y de Estados Unidos contra “nuevas revelaciones que podrían poner en peligro la vida de los soldados”.

En un mensaje difundido en la tarde de ayer en la red de microblogs Twitter, WikiLeaks prometió un “importante anuncio en Europa a las 10”, sin dar más precisiones sobre el lugar o el huso horario.

Wikileaks, una página especializada en información secreta, ha filtrado ya numerosos documentos confidenciales sobre las guerras de Irak y Afganistán. El Pentágono advirtió ayer que la revelaciones pueden “amenazar a las tropas (norteamericanas) o a los iraquíes que cooperan con Estados Unidos”.

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, también había advertido en Berlín sobre los riesgos de nuevas revelaciones. “Tales filtraciones son desafortunadas y podrían tener consecuencias muy negativas en términos de seguridad para las personas afectadas”, declaró Rasmussen en una rueda de prensa con la canciller alemana, Angela Merkel.

WikiLeaks demuestra que EEUU ocultó torturas y mató a centenares de civiles irakíes

Posted: 22 Oct 2010 03:00 PM PDT

YE Iraq US TroopsEl Ejército de Estados Unidos durante la invasión en Irak llevada a cabo desde 2003 mató a centenares de civiles y ocultó la tortura que fuerzas locales ejecutaron contra prisioneros de guerra, de acuerdo con documentos militares que serán publicados por el portal WikiLeaks el sábado y que fueron adelantados por la cadena árabe Al Jazeera.

La cadena asegura que dentro de los documentos se demuestra que centenares de civiles murieron durante la guerra en retenes del Ejército estadounidense.

Al Jazeera indica, que el “balance de civiles muertos es mucho más importante que el que se ha anunciado” previamente por el gobierno de Washington.

“Estados Unidos estableció un balance de muertos durante la guerra a pesar de reiterados desmentidos”, dice la cadena con sede en Qatar.

En los asesinatos, se encuentra involucrada la polémica brigada privada de seguridad Blackwater.

“Informes secretos estadounidenses que revelan nuevos casos que implican a Blackwater en disparos contra civiles”, explica Al Jazeera.

Además, de acuerdo con las filtraciones, desde el 1 de enero de 2004 al 31 de diciembre de 2009 se registraron numerosos casos de tortura y de abuso de prisioneros iraquíes por policías y soldados iraquíes con consentimiento de las fuerzas norteamericanas.

“A pesar de que uno de los objetivos de la guerra contra Irak era cerrar los centros de tortura de (ex presidente) Sadam Husein, los documentos de WikiLeaks muestran numerosos casos de tortura y de abuso de prisioneros iraquíes por policías y soldados iraquíes”, afirma un comunicado de la cadena.

El sitio WikiLeaks prometió un “importante” anuncio en Europa para el sábado, en un mensaje difundido este viernes en la red Twitter.

“Importante anuncio de WikiLeaks en Europa a las 10H00 mañana”, señala sin dar más precisiones sobre el lugar o el huso horario en el mensaje colgado este viernes.

Telesur / AFP / LibreRed.Net

 

Wikileaks revela que Estados Unidos encubrió torturas y mató a cientos de civiles en la guerra de Iraq

 

Presos iraquíes en 2003Al Jazeera ha difundido las primeras revelaciones de la página web Wikileaks sobre Iraq, según las cuales el Ejército de EE.UU. ha “encubierto” las torturas de los detenidos por el Estado iraquí y ha matado a cientos de civiles en redadas llevadas a cabo por sus soldados.

Los documentos militares secretos de Wikileaks revelados por la televisión qatarí abarcan el período comprendido entre el 1 de enero 2004 al 31 de diciembre de 2009. Otros medios de comunicación internacionales, como el diario británico The Guardian, también han comenzado a difundir los documentos estadounidenses filtrados desde el portal de internet.

“Aunque uno de los objetivos de la guerra contra Iraq fue cerrar los centros de tortura de Saddam Hussein, los documentos de Wikileaks muestran numerosos casos de tortura y abuso de prisioneros iraquíes por parte de policías y soldados iraquíes. Además, revelan que EE.UU. estaba al tanto de las tortura autorizados por el Estado, pero han ordenado a sus tropas de no intervenir “, ha informado la cadena.

Más de 100.000 muertos entre 2003 y 2009

Según The Guardian, otro de los medios internacionales que ha tenido acceso a los documentos que filtrará Wikileaks, por “las autoridades de EEUU no investigaron cientos de informaciones de abusos, torturas, violaciones e, incluso, asesinatos llevados a cabo por la Policía iraquí y soldados cuya conducta parece quedar impune de forma sistemática y habitual”.

Además, el diario británico revela que “un helicóptero militar estadounidense implicado en un destacado suceso en Bagdad había matado anteriormente a insurgentes iraquíes después de que intentaran rendirse”.

Otro de los puntos destacados por la publicación es el hecho de que se haya conocido la muerte de más de 15.000 civiles en sucesos hasta ahora desconocidos , por lo que la organización británica Iraq Body Count -que desde hace años trata de contar todas las víctimas del conflicto iraquí- ha explicado que con esas nuevas revelaciones el número total de fallecidos entre 2003 y 2009 podría superar los 109.000 que han registrado hasta ahora, entre civiles y militares iraquíes y estadounidenses.

También subraya ese punto la cadena árabe de televisión, que añade, citando siempre documentos de Wikileaks, que “cientos de civiles murieron durante la guerra y en las redadas del Ejército de EE.UU”.

“El saldo de civiles muertos es mucho mayor al reconocido por EE.UU. Los informes de militares estadounidenses sobre las denuncias que ligan al primer ministro Nuri Al-Maliki con los escuadrones de la muerte”, que sembraron el terror al comienzo del conflicto, también son mencionadas por la web de acuerdo a Al Jazeera.

La cadena árabe también hace referencia a “los informes de Inteligencia de EE.UU. que revelan nuevos casos de tiroteos de Blackwater (antigua empresa norteamericana de seguridad privada) contra civiles. No se presentaron cargos en su contra.”

EE.UU. condena la publicación de nuevos informes

Entre las “principales conclusiones” de Wikileaks se encuentra también “la participación secreta de Irán en la financiación de las milicias chiíes.”

“Los documentos detallan la guerra secreta de Irán en Iraq y sugieren el papel de la Guardia Revolucionaria como proveedor de armas a los insurgentes chiíes”, ha añadido la televisión.

La prensa internacional se ha hecho eco este viernes de la intención de Wikileaks de publicar este sábado miles de documentos secretos sobre la guerra de Iraq a pesar de la advertencia de la OTAN y Estados Unidos de que revelaciones de esta naturaleza “ponen en peligro la vida de los soldados “.

El Pentágono y la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, han advertido de que la divulgación de documentos secretos militares de Wikileaks podría “poner en peligro a las tropas y a los iraquíes que cooperan con los estadounidenses”.

Wikileaks ya difundió en verano documentos militares secretos de la guerra de EE.UU. en Afganistán, provocando la ira de Washington.

Para el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, las nuevas revelaciones “podría tener consecuencias muy negativas para la seguridad de los involucrados.”

(Con información de RTVE tomado de Cubadebate)

 


Compartir este post

Comentar este post

simon rodriguez 10/23/2010 17:25






 





Iraq War perception








 


 


 


Iraq War perception


 


 


 


 





Privatization of the Iraq War


www.blackcommentator.com/248/issue_248.html





 


 


 





 


simon69rodriguez@yahoo.es