Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Bcn: No a la visita papal: SÍ DA. SALTANDO SOBRE EL QUINTO.

1 Septiembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica




LA DIFERENCIA ENTRE NO NACER Y MORIR ANTES DE CUMPLIR LOS CINCO AÑOS, LA DIFERENCIA ENTRE PROTEGER LA VIDA DE LOS QUE ESTÁN O EL SACRIFICARLAS POR LOS QUE SERÍAN FUTUROS HUÉRFANOS O VÍCTIMAS DE LA ENFERMEDAD,  ES LA FALTA DE HUMANIDAD DE LA IGLESIA CATÓLICA Y EL SUFRIMIENTO QUE CAUSA EL SIDA EN EL MUNDO.

Cuando empezó la epidemia de SIDA nadie sabia de que se trataba y pronto se averiguó que era una enfermedad sexualmente transmisible, los primeros enfermos localizados fueron homosexuales y eso llevó a que la Iglesia lanzara el anatema, castigo de dios. Han pasado muchos años del principio de esta enfermedad de fuente desconocida, incluso se dijo que el retrovirus que la produce fue fruto de experiencias de los laboratorios farmacéuticos, muchos de ellos utilizan a los africanos como cobayas para sus experimentos, quizás son ellos dios.

Hoy día el SIDA se extiende por todo el planeta, 25 millones de individuos han muerto y hay 40 millones contaminados, nada se ha podido encontrar para curar esta lacra, hay medicamentos que detienen su progresión, son muy caros, los laboratorios no los ponen al alcance de los pobres y en los países del tercer mundo la epidemia se extiende, como en África donde reside el 70% de los contaminados.

Los que ahora sufren esta enfermedad son en mayoría mujeres y también niños que ya nacen enfermos por estarlo su madre, ¿el castigo de dios se ha extendido sobre todos ellos? Puesto que no hay aun ningún tratamiento definitivo lo único que puede hacerse es la prevención y esta reposa sobre el uso del condón, lo único eficaz para evitar la contaminación, pero con la Iglesia hemos topado. El preservativo para los representantes de dios es algo infernal, prohibiendo su uso bajo cualquier concepto, ya sea para evitar embarazos, ya para evitar enfermedades. De nada sirve que se repita una y otra vez que es necesario usarlo, los curas que trabajan en dispensarios u hospitales en África donde los casos son legión, se limitan ha dar consejos de continencia y castidad como única manera de parar la epidemia, proponer el uso de profilácticos está prohibido y los contaminados deben escoger entre la posibilidad de renunciar a toda vida sexual o seguir contaminando, a sus esposas, por ejemplo, y a los hijos que estas tengan, la suerte de estas familias nada importa a estos mensajeros de un dios sin piedad.

Aunque no todo el planeta sigue las ordenes de la Iglesia hay muchos países en que sí lo hacen. En América Latina la falta de educación sexual, que la Iglesia prohíbe, hace que los jóvenes y sobre todo las mujeres entren en la vida ignorando los riesgos que puedan correr al no protegerse en sus relaciones sexuales, muchas de ellas son casadas por sus padres casi niñas e ignorantes, con hombres mayores y ya contaminados y que no usarán el condón siguiendo las recomendaciones del cura y así no protegerán a su mujer y a sus futuros hijos. La falta de educación sexual es una responsabilidad de la Iglesia y que lleva a buena parte de adolescentes y jóvenes a la contaminación y a la muerte.

A este respecto, el FNUAP ha expresado su desconcierto con las declaraciones en un documental de la cadena británica BBC del cardenal Alfonso López Trujillo, responsable del Consejo Pontificio para la Familia, en contra de todas las políticas de prevención de transmisión del sida y de control de embarazos propiciados por la ONU y la OMS en las últimas décadas. Según el cardenal, los preservativos no impiden el paso ni a los espermatozoides, ni al VIH. La Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha apresurado a afirmar que la evidencia científica ha demostrado que los hechos contradicen las palabras del Cardenal, y ha resaltado la impropiedad y la falta de rigor y sensibilidad que muestra la iglesia católica respecto al problema del SIDA en el mundo. Además, ha afirmado tajantemente que sus palabras hacen peligrar las vidas de las personas que las creen, y dejan por ello de usar el preservativo.

En su último viaje a África del Papa, que tendremos el insigne honor de recibir en Catalunya, dijo respondiendo a una pregunta sobre el SIDA en el continente, que el uso de preservativos no arregla el problema sino que lo agudiza, castidad, castidad, es la única prevención. Nada le hará cambiar de opinión y por eso creo que deberíamos llevarle a los tribunales como genocida, ya que con sus recomendaciones aboca a tantos a la muerte, y también por negarse a socorrer a personas en peligro. Esperemos que algún día podamos hacerlo, esta denuncia podría unirse a las que ya tiene como encubridor de pederastas.

Buen viento Papa, que un tornado te lleve lo más lejos posible de aquí. Así sea.

 

 

Compartir este post

Comentar este post