Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay: ¡Este 8 de marzo la vereda será pública, pero la calle será nuestra!

7 Marzo 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

8 DE MARZO, DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER 

SOBRAN LAS RAZONES PARA

ESTAR RECLAMANDO EN LA CALLE

Contra la carestía y la rapiña diaria a la que somete este gobierno a nuestros menguados salarios

Nombre-copia-1.jpg

EN MEDIO de un permanente aumento de precios de elementos básicos en la vida del pueblo trabajador, y mientras crece el descontento por la gestión del gobierno- más allá de la encuestas de opinión y las estadísticas oficialistas-se van conociendo distintas expresiones de rechazo a la realidad nacional.

Reclamos a las patronales y el gobierno desde algunas organizaciones sindicales en el ámbito del Consejo de Salarios; coordinación de organizaciones sociales y del movimiento sindical por fuera del Pit-Cnt hacia la realización de un acto en la conmemoración del día de los trabajadores con un claro perfil clasista y de oposición a la conducción del equipo de gobierno liderado por Mujica y Astori, y la marcha del próximo martes 8 por el día internacional de la mujer muestra una realidad cada vez más difícil de silenciar y ocultar.

La Asamblea Popular convoca a todas las mujeres y a las organizaciones sociales y políticas a concentrase el día Martes 8, a las 18 hrs. en la explanada de la Intendencia de Montevideo, para luego marchar juntas hasta la Plaza Libertad, donde escucharemos los reclamos de mujeres organizadas, trabajadoras, estudiantes, militantes sociales y políticas y compartiremos el canto solidario de nuestras compañeras, señala la convocatoria desde la agrupación de sectores de izquierda.

Las mujeres nos manifestaremos en la calle, con pancartas, con nuestros reclamos y denuncias. Las convocamos a participar, porque junto a todas las mujeres del mundo en este día homenajeamos y tomamos las banderas de aquellas que lucharon y murieron por nuestros derechos, se agrega.

Se fundamenta la convocatoria señalando que es "contra este gobierno que mantiene e incrementa la explotación de los trabajadores y la entrega del país, contra la carestía y la falta de trabajo real y los salarios miserables, contra la discriminación y por la plena igualdad social, por el aborto legal nuevamente postergado, por medidas efectivas contra la violencia doméstica, por vivienda, por un sistema de salud público, estatal y único, por una educación de calidad para nuestros hijos".

Se anuncia que una vez llegada la marcha a la Plaza Libertad podrán hacer uso de la palabra todas las mujeres que lo deseen hace al tiempo que se anuncia la actuación de varias artistas populares.

En los últimos días del mes de diciembre del año 2010 se conocieron datos de un informe del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas, informe transmitido a Uruguay y en el que la discriminación, la marginación y el maltrato contra la mujer resaltan.

Las observaciones finales del Comité se emitieron tras la presentación en Ginebra de varios informes por parte de Uruguay en materia de derechos humanos.

El escrito, que contempla aspectos positivos de las políticas desarrolladas por el Gobierno en materia de derechos humanos, señala más de 30 "motivos de preocupación" respecto a la situación actual en el país.

Casi una tercera parte de estas preocupaciones están relacionadas con la situación de la mujer uruguaya contra la que, según el comité, existe una "persistente discriminación y marginación" por parte de diferentes sectores de la sociedad.

Las observaciones apuntan a las desigualdades aún existentes en el país entre el hombre y la mujer y señala aspectos como la escasa representación de la mujer en el Gobierno y las disparidades en el acceso al empleo.

Un informe conocido en el año 2009, también a partir de un trabajo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, mostraba la indefensión en la que se encuentra las mujeres en el mercado de trabajo informal.

Allí se señalaba que el informalismo en el mercado laboral afecta a mujeres embarazadas. No tienen licencia por embarazo, salario en ese período, ni estabilidad laboral al retornar

En Uruguay, 40% de las mujeres en edad de procrear y que trabajan, no tienen garantizado sus derechos asociados a la maternidad, es decir que no acceden a un período mínimo de licencia antes y después del parto, ni al cobro de salario durante ese lapso, ni tampoco se les garantiza el retorno a sus puestos de trabajo en las mismas condiciones que tenían antes de ser madres.

Así se señala en la publicación "Panorama internacional y viabilidad de políticas de licencias y servicios de cuidado infantil en Uruguay" del Proyecto Desarrolla del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Allí se sostiene que "si se otorgaran los derechos por maternidad a todas las mujeres trabajadoras que no lo tienen, el costo en el año 2007 (a precios de diciembre 2008) ascendería a $ 107.637.375, aproximadamente US$ 4.4 millones". De acuerdo al informe del PNUD, de las 144.061 mujeres que no ejercen los derechos vinculados a la maternidad, 34% trabaja de manera informal (no realizan aportes a ninguna caja de jubilaciones y pensiones y, por ende, no tienen acceso al subsidio por maternidad); y 6% son trabajadoras formales independientes.

De estas últimas, solo las profesionales que realizan aportes tienen acceso al subsidio por maternidad aunque es marginal en comparación al ingreso mensual que tienen, y por ello, en la investigación ese beneficio no fue considerado.

La investigación realizó un "perfil" de mujeres sin cobertura, y estableció por ejemplo que "las trabajadoras informales son más jóvenes que las formales".

El 50% de ellas son menores de 30 años y 12% están por debajo de los 20 años. Además 73% tiene solo Primaria, o Secundaria incompleta.

También se comprobó que más del 50% de las trabajadoras informales son asalariadas privadas; 30% de ellas desarrollan actividades domésticas dentro de los hogares (trabajos de limpieza o de cuidados infantiles); y casi 40% son cuentapropistas (una tercera parte sin local y dos tercios con local).

En cambio, en lo que respecta a las trabajadoras independientes, más del 30% supera los 40 años de edad, según la publicación, donde se señala que "en general, esas mujeres son dueñas de sus propias empresas".

Muchas son las razones que tienen las mujeres para organizarse y reclamar sus derechos.

Muchas son las facetas de la sociedad que se pueden tomar para encontrar una razón por la que sumarse el 8 a la concentración y posterior marcha por la Avenida 18 de Julio.

En la mañana del jueves, durante el programa Mañanas de Radio -conducido por María de los Angeles Balparda - llamó desde la ciudad española de Valencia, Ivonne Leites, una trabajadora de la salud de nuestro país que se vio obligada a emigrar.

Ella también convocó a la marcha del martes. Cuando Angeles Balparda le pidió que realizara una convocatoria a la manifestación, nuestra compatriota dijo que el martes también deberían participar todas aquellas mujeres que han tenido que despedir a sus familiares en el aeropuerto cuando se van para otro país a buscar mejores condiciones de vida.

Esa es también una razón para sumarse a la convocatoria de Amulp, y esa es también otra razón para no resignarse y seguir la pelea por un país con oportunidades para todas y todos los trabajadores.

 

Editorial la Juventud

 

La mujer ha estado, está y estará en la vanguardia

El socialismo y el comunismo un proceso único

 

Siempre que surge un tema tan vital como el día internacional de la mujer, donde las trabajadoras y procreadoras de vida participa en la lucha por restablecer sus derechos postergados en la sociedad de clases y especialmente desvirtuados en el capitalismo.

Fueron los revolucionarios rusos encabezados por Lenin, quiénes por primera vez plantearon la perspectiva histórica de juntar la lucha de la mujer junto a los trabajadores y proletarios del mundo.

Esta formulación tan justa, sencilla y a la vez de gran contenido ideológico, fue objeto de grandes polémicas dentro del movimiento obrero internacional, más particularmente de la socialdemocracia europea.

La motivación estaba centrada en la explotación despiadada que se produce en la fábrica capitalista por parte de los burgueses que se traducía en toda clase de abusos, desde sexuales, hasta la más amplia explotación domestica donde se habla del embrutecimiento que le tiene reservado el capitalismo a la mujer como criadora de hijos, y donde la participación social y política queda restringida.

Se ha recorrido desde esos días un trecho histórico, donde parece que todo ha cambiado pero los mismos problemas desde el punto de vista de la mujer, en el capitalismo son aun más graves y de mayor perversidad que hace ya un siglo.

Es imposible pensar que la igualdad de géneros se puede producir sin el resultado de enormes cambios revolucionarios en el mundo y donde el hombre sea un centro constante de mejoramiento de su persona.

Ello puede alcanzarse solamente por la lucha organizada de las mujeres y de toda la sociedad, en el marco de un potente desarrollo de la lucha de los pueblos.

Quien puede poner en duda a esta altura de los acontecimientos en nuestro país que la mujer en las últimas décadas ha tenido que enfrentar salir a trabajar, para resolver el sustento de su familia, por salarios inferiores.

No hay más que observar, que lo que sucede en la educación, la salud, la pesca y o en la naranja empaquetándola para la exportación evaluar la cantidad de mujeres que allí trabajan y en que condiciones lo hace.

¿Cuál es su salario, cual es su nivel educativo, y como accede a la salud? ¿O en medio de todas esas tareas como atiende a sus hijos y a su familia?

No es nuevo que las corrientes del progresismo en el gobierno han llevado a estereotipos viejos a las reivindicaciones femeninas acopladas a las sugerencias de los bancos mundiales, y a todo tipo de corrientes burguesas y pequeño burguesas el papel de la mujer en la sociedad uruguaya.

Hace ya varias décadas Fidel Castro se ocupó de estos temas de los temas femeninos y la construcción socialista y comunista de la sociedad cubana, que sin duda son temas universales.

Si una mujer viuda con seis niños pequeños, -decía Fidel- cuyo esposo fue muerto por los bandidos en la lucha con contrarrevolucionarios en los primeros años de la revolución, pide que la revolución la ampare, deberá repartirse de acuerdo al salario o las necesidades que ella tiene.

No están muy de moda estas polémicas prácticas en esta época pero el proceso social y político de lucha de clases las va restableciendo. Es un dato ilustrativo de los esfuerzos y de porque es necesario estudiar concretamente lo que sucede en la lucha, sobretodo cuando el gobierno uruguayo más concretamente dice que Cuba ha repartido mucho.

En Uruguay todavía no hemos hecho ninguna revolución, ni repartido socialmente mucho menos.

En todo caso se reparte con los patrones económicos del FMI y los bancos norteamericanos. Aunque la lucha por la emancipación social es parte plena de esta lucha, todavía el proceso de lucha será largo, pero ya se está construyendo.

Esto es lo más importante

 

8 DE MARZO

SEGUIR DANDO LA PELEA DESDE

NUESTROS ESPACIOS HISTÓRICOS

 

"Tenemos frente a nosotras, como trabajadoras y luchadoras, el compromiso de generar en cada ámbito de incidencia, la conciencia de clase necesaria, entre nuestras compañeras"

 

Escribe Aline Palleiro*

 

mujer-textil-300.jpgAÑO A AÑO asistimos al enmascaramiento del contenido de lucha por justicia social que para la mujer trabajadora conlleva el 8 de marzo, por parte de los medios masivos de comunicación asociados al capital privado (nacional o internacional) y subordinados a las políticas de corte neoliberal de este gobierno, que intentan así dotarlo de un carácter exclusivamente festivo-consumista.

Desde nuestros lugares de trabajo somos partícipes de la lucha silenciosa que a diario dan las madres de los alumnos de la educación pública, quecontando salarios sumergidos o planes de asistencialismo (a través de los cuales se intenta controlar la movilización de la fuerza desocupada) asumen la cobertura de las necesidades básicas de sus familias: salud, alimentación, educación; enfrentando subas constantes de los productos básicos de la canasta familiar (que en todos los casos superan cualquier reajuste salarial).

Son las mismas mujeres que en porcentajes cada vez mayores, enfrentan situaciones de violencia, física y psicológica, hacia ellas y sus hijos, incidiendo inmediatamente en los rendimientos escolares, consecuencia directa del accionar de un modelo político que continúa mal distribuyendo la riqueza para agudizar las inequidades sociales, generando frustraciones individuales que se resuelven con frecuencia a través de la violencia.

Peligrosamente nos vamos acostumbrando a contener en las aulas adolescentes sumergidos en el consumo de pasta base, madres adolescentes que carecen de una protección y contención social adecuada, y cuando de vez en cuando nos sorprende una muerte adolescente por sobredosis (como ha ocurrido en los últimos días) como mujeres trabajadoras de la educación cargamos en nuestras espaldas ciertos grados de responsabilidad, tal es la culpabilidad que públicamente pretenden imponernos los actores políticos de este gobierno llamado progresista, a los educadores, enfrentándonos a nuestros aliados de clase, los padres de nuestros educandos.

Tenemos frente a nosotras, como trabajadoras y luchadoras, el compromiso de generar en cada ámbito de incidencia, la conciencia de clase necesaria, entre nuestras compañeras, que nos permita seguir dando la pelea desde nuestros espacios históricos de lucha y reivindicación manteniendo, a su vez la necesaria independencia del poder político de turno.

Compañeras trabajadoras, este 8 de marzo, reafirmamos nuestro compromiso de lucha y denuncia con una jornada de movilización.

Saludos.

 

*Docente, integrante del sector trabajadores del 26M, milita en el gremio de docentes de secundaria

 

 

 

ESTE 8 DE MARZO

"Ni perfumes, ni rosas, trabajos y salarios dignos"


Escribe: Ana Maidana

114471.jpgPuede que alguno piense que hemos perdido la femineidad, por elegir ante una rosa, un trabajo y salario digno; pero eso no es verdad.

Nuestra naturaleza nos hace soñar cuando vemos una flor, pero nuestra conciencia tiene un sueño mucho mas profundo; nuestra conciencia sueña con la igualdad social. Cuantas empleadas domesticas, lo digo con propiedad ya que es esa mi dedicación, sufren a diario el maltrato, el reproche, la subestimación, etc., por parte de los patrones, y reafirmamos que nuestro reclamo no solo es genérico, en nuestro caso la mayoría de las veces tratamos directamente con mujeres (igual que una) solo que de otra clase social, pero a la hora de destratarte lo hacen como cualquier hombre infectado de machismo.

El número de empleadas domesticas ha aumentado enormemente, debido a muchas razones, entre otras perdida de salario real de sus compañeros y aumento de poder adquisitivo de la clase media y alta, así que cuando vamos en el viaje de ómnibus, esté pasa a ser el salón sindical donde nos contamos las diferentes situaciones que cada una pasa, una que es de pocas pulgas y no aguanta pavadas, le cuesta entender como señoras mayores soportan tantas bajezas, pero sin duda sabemos que esa situación no debe ser fácil de sobrellevar, y lejos estamos de enojarnos con una compañera que por sumisa, soporta la imprudencia de la burguesía.

¿Cuantas veces nos regalan la ropa que ya no usan? Para ellos es lo mismo tirarla o donarla caritativamente, pues no, te la regalan como para dejarte mas contenta, pero si le planteamos que nuestro sueldo es bajo te ponen el grito en el cielo.

¿Cuántas veces se refieren a nuestros hijos, como si fueran inferiores a los de ellos? Pero ni siquiera desconfían de la formación que le estamos dando, para ser los continuadores de una lucha que no empezamos, pero que llegara a su final.

Es en ellos que depositamos toda nuestra esperanza, no queremos que sean como los burgueses, los queremos porfiados y formados, los queremos libres y profundamente humanos.

Como se vera seguimos siendo muy femeninas y la mejor flor que conocemos, es la tierna sonrisa de nuestros hijos, es de ahí de donde sacamos rebeldía para seguir peleando.

¡Este 8 de marzo la vereda será pública, pero la calle será nuestra!


*Empleada doméstica, militante del 26M

 


 

 

 

NO HAY QUE ENCERRARSE NI QUEDARSE EN SILENCIO

"LAS MADRES, LAS ABUELAS, TENEMOS QUE

SALIR DE LA CASA Y ESTAR EN LA MARCHA"

No queremos seguir viviendo así, dijo Graciela Baristussio, trabajadora del Hospital de Clínicas

Creo que la violencia doméstica es uno de los problemas más graves para la mujer

Agregó que el país está siendo gobernado por los empresarios, quienes son los que siguen aumentando los precios de las cosas más indispensables para la gente

 

Nombre.jpg

Cuando el próximo martes a las 5 de la tarde cientos de mujeres se estén concentrando en la explanada de la Intendencia Municipal de Montevideo para marchar hasta la plaza Libertad respondiendo la convocatoria realizada desde la Asociación de Mujeres Uruguayas Lourdes Pintos, se estará reivindicando el Día Internacional de la Mujer no como una jornada de fiesta, sino como una instancia de lucha.

La convocatoria ha sido amplia y ha tenido expresiones de apoyo dentro y fuera del país, puestas de manifiesto a través de las llamadas y mensajes enviados a CX 36 Radio Centenario desde España y Portugal por compatriotas que se han visto obligados a emigrar por razones económicas.

En la mañana de ayer, durante el programa Mañanas de Radio, conducido por Angeles Balparda, participó Graciela Baristussio. Trabajadora de la salud, cumple funciones en el Hospital Universitario.

Militante política en el Movimiento 26 de Marzo,fue presa política durante la dictadura cívico militar y es integrante del Frente Sindical "Rúben Sassano " de esta fuerza política de izquierda.

Baristussio se refirió a la situación del país en lo político y en lo social, habló de la realidad que atraviesa el hospital universitario y reivindicó la necesidad de que los uruguayos retomen la capacidad de analizar las cosas que están ocurriendo como consecuencia de la política aplicada desde el segundo período de gobierno del progresismo.

Al referirse al Hospital de Clínicas la entrevistada dijo que la gente tiene un sentido muy grande de pertenencia con el hospital, y no quiere creer ciertas cosas que están pasando. Esto lo estamos viendo que se viene procesando hace años, agregó.

A fines del mes de enero el Hospital de Clínicas firmó el acuerdo con ASSE, y no creo que todo el mundo lo sabe, pero hay que decir que ASSE es una asociación público privada y entonces mucha gente está contenta porque el presupuesto del hospital para los próximos cinco años ha sido muy pobre y recibirá menos de la mitad de lo que el Hospital de Clínicas necesita para funcionar.

Con la asociación con ASSE mucha gente tiene la sensación que esto le dará un aire económico al centro universitario pero entre otras cosas lo que significa esto para los funcionarios es que al pasar a depender de ASSE ya no tendrá por ejemplo la categoría de funcionarios universitarios sino que pasarán a ser funcionarios públicos y eso la gente no lo quiere creer.

Baristussio dijo que hasta el momento los funcionarios del Hospital de Clínicas gozan de varios beneficios como por ejemplo la certificación médica desde el primer día en que ingresamos a trabajar al hospital; esto es para nosotros algo muy importante, agregó.

Si ahora pasamos a depender de ASSE esto se pierde pero además sabemos que las asociaciones público privada no son para que gane el Estado; el que gana siempre es el privado, sostuvo la trabajadora y cuando se mete a la salud dentro de una empresa privada ahí gana la necesidad que tiene el privado de lucrar y ahí se termina todo, agregó.

Estamos orgullosos que cualquier persona por ejemplo que sufre un accidente en la calle se lo lleva al hospital y se le atiene de la mejor manera, utilizando toda la tecnología que tiene el hospital, y esto sin importar la condición socio económica de la persona; esto se perderá cuando comienza a pesar el lucro.

Graciela Baristussio comentó que hace bastante tiempo que el gremio de trabajadores del hospital universitario no realiza una Asamblea General porque no les interesa que la gente se entere de lo que viene pasando con este tema, y agregó que en la actualidad hay una lista mayoritaria que es afín al gobierno nacional y luego hay unas cuantas listas minoritarias que sumadas superarían a la lista mayoritaria pero existe el obstáculo de la división interna de las listas más chicas, y esto impide que se avance en la concientización de los funcionarios del Hospital en cuanto a lo que está pasando porque la gente no quiere creer lo que está pasando.

La militante política y sindical también comentó que los funcionarios de la Universidad de la República también luchan contra la transformación que desde el gobierno con el apoyo de las actuales autoridades universitarias le imponen a la principal casa de estudio.

Han avanzado las privatizaciones en la Universidad, se han puesto límites a la educación porque por ejemplo cuando uno quiere hacer un posgrado se tiene que pagar un curso, y esto antes no pasaba.

Esto lo vivimos las mujeres trabajadoras del Hospital de Clínicas, hospital que cumple por ahora la doble función de ser un centro de atención de salud y además un centro universitario para la carrera de Medicina y varias carreras afines, señaló Baristussio.

Por otra parte al consultada cuáles son los temas que hay que plantear con mayor énfasis en lo previo a la conmemoración del día internacional de la mujer, Graciela Baristussio, comentó que la mujer avanzó en el tema de acceder a distintos trabajos que antes tendía vedados, pero pensamos que el tema de la violencia doméstica es uno de los más preocupante, señaló.

En 24 horas pude ver dos casos, señaló, uno en el Hospital de Clínicas y otro en la calle, dos casos de mujeres que estaban siendo violentadas por sus parejas.

Hay muchos factores que inciden en esto y uno de ellos es la gran frustración que tiene la gente. La gente está viviendo con una gran frustración encima, y se hacen su pequeña venganza con quién tiene al lado; es evidentemente un problema social y tiene que ver también con el comportamiento de la gente de arriba, afirmó la trabajadora. Y esto porque la ideología del pueblo es la ideología de la clase dominante, sostuvo y de los que acompañan a la clase dominante como son nuestros gobernantes, agregó. Hay una impunidad muy grande, sostuvo, y afirmó que son las empresas la que dominan este país, dijo Baristussio.

Las mujeres tenemos que salir a la calle a reclamar, porque se vive cada vez peor. Como mi caso sé que hay muchas mujeres; mis hijos ya se fueron de casa, tienen sus parejas, pero yo sigo atrás de ellos tratando de resolverles todas las situaciones.

Desde los empresarios y desde el gobierno se nos dice que estamos en crisis, pero esto lo vengo escuchando desde hace muchos años, pero ¿Para quién es la crisis?, la crisis es para el de abajo porque ellos siempre están bien, ponen el tema crisis para que la gente se aprete el cinturón pero ellos no se lo van a apretar nunca, arriba nunca se apretan el cinturón porque cada vez están mejor.

Tomar conciencia es muy importante y la gente no tiene que creerse todo lo que le dicen por la televisión.

Tenemos que ir a la marcha del martes, sobre todo las madres, las abuelas, tenemos que salir de la casa y expresar algo contundente, no queremos vivir más así, la gente está viviendo como no quiere, está sobreviviendo, los que están viviendo son los de arriba, dijo Graciela Baristussio

 

 

La historia para conocer los hechos y para continuar la lucha

 

EN EL AÑO 1910 la Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, reunida en Copenhague proclamó el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, a propuesta de la dirigente comunista alemana Clara Zetkin como una jornada de lucha por los derechos de las mujeres.

La propuesta fue aprobada unánimemente por la conferencia de más de 100 mujeres procedentes de 17 países, entre ellas las tres primeras mujeres elegidas para el parlamento finés. Como consecuencia de la decisión adoptada en Copenhague el año anterior, el Día Internacional de la Mujer se celebró por primera vez el 19 de marzo de 1911 en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza con mítines a los que asistieron más de un millón de personas, que exigieron para las mujeres el derecho de voto y el de ocupar cargos públicos, el derecho al trabajo, a la formación profesional y a la no discriminación laboral.

Menos de una semana después, el 25 de marzo, más de 140 jóvenes trabajadoras, la mayoría inmigrantes, murieron en el trágico incendio de la fábrica Triangle en la ciudad de Nueva York.

Este suceso tuvo grandes repercusiones en la legislación laboral de los Estados Unidos, y en las celebraciones posteriores del Día Internacional de la Mujer se hizo referencia a las condiciones laborales que condujeron al desastre.

En el marco de los movimientos en pro de la paz que surgieron en vísperas de la primera guerra mundial, las mujeres rusas celebraron su primer Día Internacional de la Mujer el último domingo de febrero de 1913.

En el resto de Europa, las mujeres celebraron mítines en torno al 8 de marzo del año siguiente para protestar por la guerra o para solidarizarse con las demás mujeres.

En el año 1917, como reacción ante los 2 millones de soldados rusos muertos en la Primera Guerra Mundial, las mujeres rusas escogieron de nuevo el último domingo de febrero para declararse en huelga en demanda de "pan y paz".

Los dirigentes políticos criticaron la oportunidad de la huelga, pero las mujeres la hicieron de todos modos.

El resto es historia: cuatro días después el Zar se vio obligado a abdicar, y el gobierno provisional concedió a las mujeres el derecho de voto.

Ese histórico domingo fue el 23 de febrero, según el calendario juliano utilizado entonces en Rusia, o el 8 de marzo, según el calendario gregoriano utilizado en otros países

 

MWSnap354

 

Uruguay: QUE ESTE 8 DE MARZO SE CONVIERTA EN DENUNCIA CALLEJERA

 

Tomado de Diario La Juventud

imagen1

www.diariolajuventud.com.uy

Compartir este post

Comentar este post