Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

URUGUAY - “HAY QUE LUCHAR SIEMPRE POR EL BIENESTAR Y LA SUPERACIÓN DEL SER HUMANO EN ESPECIAL”

29 Mayo 2014 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica


Entrevista a Ramón Álvarez en Lascano, un ex productor agropecuario que se suma a la Asamblea Popular, Unidad Popular

Durante la recorrida por el departamento de Rocha, José Luis Vázquez visitó Lascano donde entrevistó a Ramón Álvarez, un productor que fue rematado en la década del ‘90 durante el gobierno del doctor Luis Alberto Lacalle, un hombre que también proviene de los partidos tradicionales y finalmente termina sumándose a la Unidad Popular. Transcribimos el diálogo que mantuvo Ramón Álvarez con CX 36.

 

José Luis Vázquez: ¿Cuál es su nombre?
 
Ramón Álvarez: Soy Ramón Álvarez, vivo en Lascano, soy nacido en Treinta y Tres y por razones laborales me instalé acá donde fui recibido con algo destacado en mi persona, que fui siempre muy bien conceptuado con todas las personas. Yo me dedico, después que me amplié un poco más en la zona comercial en la cual, soy un pequeño tornero que desarrollé mis tareas acá en la zona, en ese entonces era muy utilizado el servicio de reparaciones de tornería y soldadura, metalúrgica en general, me fui quedando.
En la parte política siempre pertenecimos al partido Colorado. Conocí a Luis Batlle en persona siendo joven que era muy atencioso el señor pero característico de los líderes de tratar la gente de esa manera, en casa de mis suegros por decir una ubicación geográfica en Varela siempre existió el comité de los colorados -y todavía existe- los nietos de mi suegro todavía hacen política y trabajan por Pedro. Hay algo que se mantuvo y otras cosas no, yo como era yerno también tenía mi parte de opinión pero de ahí también me fui mezclando con el desarrollo del país y con la vida de todos los ciudadanos, unos conformes y otros no. Pero siempre pensé en mi posición por las clases más bajas por lo siguiente, porque parecería que el Uruguay vivió en su época la Suiza de América cuando el dólar salía $2 y un pensionista en aquel entonces ganaba $12. Después lo llevaron a $18 y antes del ‘58 lo llevaron a $30, yo siempre tuve contactos con las personas ancianas y siempre los escuchaba. De ahí siempre me fui mezclando, desarrollando y pesando en las clases más necesitadas.
Hoy por hoy la necesidad, si bien la tecnología nos ha cambiado enormemente, nos ha transformado y nos seguirá transformando, sabemos que uno de los pilares del desarrollo de los seres humanos también está en la tecnología y que eso contribuye a un mejoramiento natural de todos los seres humanos. Pero me doy cuenta que todavía hay situaciones muy comprometidas, muy lamentables o muy desagradables, de gente muy necesitada que no tienen ningún medio de superación.

 

JLV: Usted tuvo una época de cultivador, pequeño productor agropecuario.

RA: Exactamente, en el pasaje de mi vida fui productor arrocero, en ese entonces había una especie de no voy a decir algarabía, pero había una gran dedicación a que los que cultivaban arroz podrían tener futuros muy prósperos y como todo ser humano la prosperidad en uno del más pequeño hasta el más grande existe un contenido de superación. Ese contenido de superación, es lógico que pasa por lo económico también, no solamente parecería que abarca las necesidades de los seres humanos. De ahí fui apoyado de muy buena manera pero los hechos después se fueron transformando, en una de las transformaciones los precios del arroz fueron variando hacia la baja, en un momento para manejar más o menos los tiempos y las fechas.

 

JLV: ¿Y cómo termina su experiencia como productor?

RA: En su momento, no trabajé muchos años tampoco, fue en la época del ‘89 cuando se estaba promoviendo Lacalle para el Partido Nacional y de ahí tenía un eslogan el Partido Nacional de Lacalle que decía ‘el gasoil barato’. Y en ese tiempo el gasoil costaba 50 centavos de dólar andaba en ese entorno y la bolsa de arroz andaba los picos más altos de ese momento llegó a 12 dólares. Para hacer una ecuación, una comparación bastante sencilla la relación precio y costo de producciones empezó a ascender, a ascender y la producción se venía pa bajo, la producción se bajó a 9, a 10 y después a 8, después a 7, después a 5 y ahí fue cuando tuve que renunciar al cultivo porque cada vez comprometía más capital, tenía menos ganancia y los chicos que perdíamos de repente no teníamos recuperación. Nunca fui refinanciado en el arroz, intenté refinanciarlo pero a mi nunca me dieron posibilidad de refinanciar. Y eso es el desencantamiento que hay natural un poco de sacar aquellos que es como los personas, de repente en unos años después en una saranda se van descorrigiendo, verdad que es así. 
De cualquier manera me sirvió como una experiencia agradable y desagradable porque hoy estoy con 72 años y sigo vivo, tengo una pierna ortopédica y sigo trabajando; y poder ayudar a la gente.

 

JLV: Usted me habla de momentos buenos y momentos desagradables, uno de esos momentos desagradables llega cuando le rematan.

RA: Sí, el tema es bien sencillo, nosotros formamos una sociedad con un apellido Helmut Warner que era el socio, era el baquiano y un señor profesional de acá del barrio me dijo un día, Álvarez te voy a dar un poder, Warner me pidió que te hiciera un poder para que tu fueras a los bancos, que tu fueras al molino porque la presencia de ustedes dos requiere una desatención, yo le pregunté a él si eso no me causaba perjuicio y él como asesor mío -y yo tenía absoluta confianza en él- me dijo que no pasaba nada. Y bueno sucedió que en un período de mucha cosecha nos tapó la chacra el agua y el hombre al día siguiente se pegó un tiro, inmediatamente como consecuencia, todo pasó a mi nombre.

 

JLV: ¿En que año fue?

RA: ’90 – ‘91, entonces al pasar todo a mi nombre quedó todo eso bajo la responsabilidad mía y cuando fuimos a hacer el reparto de lo poco que quedaba, de las herramientas -tenía dos tractores un 3420 y un 3140 y los otros sembradores, los otros elementos que se necesitan-; en ese momento fui y consulté a este profesional que tenía que hacer, para dividir uno para él y uno para mi; pero el tractor 3420 se está debiendo. Y me dice, estate tranquilo que el muchacho lo paga. Bueno, confié en la decisión que él me decía, pero ¿qué ocurrió? El gurí plantó, no pagó nada, el tractor lo tuve que pagar yo y el de SAMAN que habíamos comprado un 3140 debíamos 5000 dólares y SAMAN lo remató por 1000 dólares, nadie lo quería comprar pero lo remataron. 
Pero la cosa fue la siguiente, que yo aún pasando una desgracia también me hicieron un bien porque si yo seguía plantando ni la casa donde vivir tenía, hoy tengo un techo, tengo las máquinas, pasé una situación muy lamentable y muy dolorosa, pero la lucha me llevó a tener persistencia, constancia y resistencia y logré sobrevivir, estoy en vida. 
Crié dos hijos que tienen su vida independiente y es a lo que aspiro en la vida, a tener resultados positivos en todas las áreas.

 

JLV: ¿El remate en que año fue?

RA: En el 91, porque Ricardo Ferré de SAMAN fue a Estados Unidos y dijo que los productores tenían que agrandarse, que a productores chicos no daban, que eran como perjudiciales. Parece que en Estados Unidos la tendencia era que se agrandaran los productores, muchos se agrandaron y marcharon porque yo le dije a Ricardo Ferré, si nosotros no nos ayudamos los más pequeños nos vamos al fondo pero los más grandes se van a ir también. Entonces el hombre, era muy respetuoso, nunca me respondió nada desagradable, era muy delicado y con una educación muy buena comercialmente no tenía respuestas groseras y mucha gente que se agrandó se peló toda.

 

JLV: ¿En que año se viene a Lascano usted?

RA: Yo me vine en el ‘66, fue un año de elecciones y fue cuando ganó Peñarol en Chile y el dólar lo tenía Chicotazo a $11. Lo habían congelado en el ‘58 y estuvo hasta el ‘62 y en el ‘66 ganó el Partido Colorado, ganó (Oscar) Gestido y el vicepresidente era (Jorge) Pacheco. Todavía en ese tiempo andábamos con Pacheco que en realidad al Partido Colorado Pacheco entró en la época del conflicto que ahí nació la parte se llama la ‘izquierda’, y bueno yo siempre tuve amigos de la izquierda. En su momento tenía un pariente Barreto, de Treinta y Tres, que me venía a visitar y me decía que fuera, que tenía los amigos y yo no era participativo en la política, siempre andaba, tuve amigos de los dos bandos y resulta que este muchacho después era el de las tatuceras, marchó a la cárcel y nunca más supe de él.

 

JLV: ¿Era del MLN?

RA: Y tendría que ser porque él me invitaba como amigo, como algo de familiar que éramos lejanos, pero nunca entramos en profundidad de lo qué hacía él, ni que estaba en eso. Capaz que me quiso convencer o afiliar yo que sé, en aquella época había ese tipo de tácticas que eran de convencimiento. 
Bueno otra de las cosas que me acuerdo de ese entonces era que el 1º de enero cuando entró Fidel Castro yo estaba en el arrozal en Treinta y Tres, tenía una especie de beca para atrabajar allá, en las vacaciones trabajé, me vine a Treinta y Tres, terminé el ciclo mío, después fui presidente de los estudiantes y de ese período de presidente hasta ahora tengo folletos que me mandaban todo, una papelería de información pero generalmente eran de la Unión Soviética, la calidad de vida, como se desarrollaba.

 

JLV: Un militante de todos los días.

RA: Ahí está, no fui un militante activo, siempre escuchaba.

 

JLV: Pero se identificaba.

RA: Tenía una tendencia a las clase más bajas, pero también en la 1001 en Treinta y Tres, que hay un homenaje frente al Comité que no he visto más en todo el país, la hoz y el martillo está allá, no he visto ni en Montevideo.

 

JLV: ¿Usted llegó a votar a la 1001en algún momento?

RA: No, yo era niño, pero en la 1001 esa parecía que los de izquierda eran perseguidos y había un maestro, que tenía una librería que todo el mundo tenía un rechazo hacia él, cuando te tildaban de comunista ya eras como algo especial, sucedió eso en Uruguay.

 

JLV: ¿Quién sería Ruben Lena?

RA: No, después me voy acordar.
A Ruben Lena lo conocí, lo traté y tuve un compartimiento con él en la playa en un verano, el hombre era algo muy especial.

 

JLV: Ramón ¿cómo llega a la decisión de apoyar la Unidad Popular?

RA: Bueno viste todo lo que me pasó, busqué recursos por todos lados y me parecía que podía tener un cambio en el país y un cambio de repente personal. Entonces, a uno cuando le pasan cosas desagradables parece que busca como una salida, algo que lo pueda llegar a mejorar, a integrarse a otras soluciones, a otros problemas. Hoy por hoy yo también integro desde el año ‘80 el Club de Leones y he recorrido con mucha gente, pero eso es apolítico, ahí no se puede, pero te digo lo que es la parte del funcionamiento en mi vida. Y he llegado por este medio a casas muy pobres y muy humildes, que le voy a decir… En algunos momentos hemos tenido festejos, comidas que se hacen para festejar algo, sobraba comida y yo la salía a repartir. Y fui a casas donde a los niños le tiraban la comida como a un perro y tu no puedes hacer nada ni puedes ir adonde puedan corregir esas cosas.

 

JLV: ¿Estuvo en alguna charla con el maestro Abella?

RA: Estuve pero muy breve, muy poquito con él, poquito porque me lo presentaron, yo lo conocí a él pero sé que es un hombre muy ocupado y hay cosas personales de uno que no le puedo estar arrimando. Por primera vez es que estoy contigo diciendo algo de memoria, pero tengo todo documentado que después te lo puedo arrimar a los efectos de aportar algo si es útil, yo no quiero sacar beneficio personal de estas cosas sino que es lo que me ha sucedido. 
Después de todo eso también fui a Cuba.

 

JLV: ¿Estuvo en Cuba? ¿En qué año fue?

RA: En el 2006, cuando nosotros ingresamos a Cuba ese año se enferma Fidel Castro, cuando se enferma él yo estaba, era el 24, 25 de julio cuando esa fiesta.

 

JLV: Sí el 26 de julio.

RA: Exactamente, nosotros estábamos en un lugar exclusivamente para tratamiento pero a su vez fue una cosa de repente casual, que conocí al hijo de Ehrlich que trabajaba en la Embajada y lo conocí a él también y me conectaron con otras personas que después me venían a visitar pero aquellos fue tan breve y se pusieron a la orden y recibí una atención muy especial allá en Cuba.
Me llevaron a la casa del Che Guevara, en esa vivió él en la guerrilla que estuvo allá, esa casa no era de él pero vivió ahí que eso pertenece al gobierno. He ido acumulando conocimientos y cada uno tenemos nuestra propia historia y esa historia de cada uno de repente es lo que estoy desarrollando yo.

JLV: Ramón, le agradezco muchísimo por este tiempo 

RA: Bueno del mismo modo y pienso que ustedes y muchos hombres como ustedes puedan siempre luchar por el bienestar de las necesidades y la superación del ser humano en especial. Porque las necesidades nuestras de hoy o desde hace 3 o 4 mil años desde que existe el hombre como sociedad las sociedades han permanecido dentro de él y grandes hombre con pobreza o nacidos de hogares muy pobres han logrado desarrollar conocimientos que sirven para toda la humanidad.

Compartir este post

Comentar este post